¿Quién se Beneficia?
abril 30, 2014
¿Cuál es el objetivo final?
mayo 10, 2014

¿Cómo me afecta?

Las enfermedades cardiovasculares dan cuenta del 38% de todas las muertes en República Dominicana. Existe una correlación clara y ampliamente documentada entre la prevalencia de enfermedades cardiovasculares y los siguientes elementos de la dieta:

  • Excesivo consumo de grasas saturadas
  • Bajo consumo de frutas, verduras y cereales sin refinar
  • Excesivo consumo de sal.

Por lo que respecta a la diabetes, se ha demostrado que, sin lugar a dudas, la diabetes tipo II está estrechamente relacionada con la dieta insana, en concreto, con el consumo excesivo de azúcares añadidos. La prevalencia de esta enfermedad en República Dominicana es del 9,9%, afectando por encima del 10% a las mujeres. En los últimos 20 años, la prevalencia de diabetes tipo 2 se ha incrementado de manera relevante en niños y niñas y adolescentes, representando en la actualidad el 10% de los casos de diabetes en edades comprendidas entre 12 y 16 años.

Se considera que la alimentación exclusiva con leche materna de los recién nacidos durante sus primeros seis meses de vida permitiría evitar miles de muertes infantiles, pues los lactantes alimentados con leche materna contraer menos enfermedades, la lactancia materna exclusiva en los cuatro primeros meses de vida es practicada solamente por un 13% de las madres lo que supone un descenso en relación a la situación de 1996 (25%).

Algo está ocurriendo con nuestra dieta cuando en los últimos años se observa un creciente clamor de voces (encabezadas por la Organización Mundial de la Salud) que alertan de sus peligros, cuando se crean centenares de campañas ciudadanas en varios países, cuando existe una creciente respuesta (aunque todavía muy tímida) de algunas Administraciones en forma de intervención sobre los precios de los alimentos insanos, la regulación de la publicidad dirigida al público infantil o el etiquetaje de alimentos haciéndolo más claro y comprensible. En algún momento de la historia reciente, alimentarnos pasó de ser un acto nutritivo a ser una causa de enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *